Confinamiento, oportunidad para fortalecer y desarrollar habilidades en jóvenes

0
76

 

Una secuela más del confinamiento la presentarán los jóvenes, quienes representan una edad en la que tenemos que estar atentos. Algunos de ellos van a debutar con una cuestión de salud mental desencadenada por la pandemia y otros van a desarrollar habilidades creativas, ya que las crisis son oportunidades para desarrollar habilidades, advirtió la doctora Carolina Santillán Torres Torija, supervisora académica de la estrategia Crisis, Emergencia y Atención al suicidio de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la UNAM.

De acuerdo con la psicóloga, para un grupo de jóvenes, que será la mayoría, va a ocupar esta experiencia de vida como aprendizaje. Refirió que esta nueva generación tiene un estilo de socialización diferente al de otras generaciones, salen poco y su vida social sucede en las redes sociales. “En la crianza los padres tienen la obligación de dosificar cada cuestión (quehaceres, hobbies, tareas, entretenimiento) para lograr una vida equilibrada”.

Planteó que una buena estrategia es organizar horarios regulares y regresar a la convivencia familiar, ya que la pandemia es un experimento social para que los jóvenes puedan desarrollar algún talento y aprovechar algunos cursos que están on line. “Que sea una oportunidad y que salgan de la pandemia más fortalecidos y habilidosos”.

Es importante entender que los llamados millenials interactúan y aprenden diferente, la tecnología ha sido parte de ellos. “Si se les prohíbe causará mayor interés, el esquema de cero tolerancia y abstinencia es más difícil de sostener, es mejor la moderación en el consumo”.

La doctora Santillán comentó que como docentes hay que aprovechar las vacaciones para encontrar toda la oferta que existe para esta generación de estudiantes, como museos y bibliotecas virtuales que son de libre acceso. “Si insistimos en un modelo de aprendizaje del siglo pasado perderemos a nuestros estudiantes y no debe extrañar que las bibliotecas estén vacías si no estamos explotando los recursos digitales con los que cuentan las bibliotecas de la UNAM”.