México ha tenido la segunda mejor recuperación de la crisis del covid-19 por detrás de Rusia y por delante de Australia, Japón y Canadá, de acuerdo con un estudio presentado por la consultora OAG.

Las pocas restricciones en el transporte aéreo doméstico e internacional en México ha tenido buenos resultados, aseguró la consultora. Para marzo de este año, la industria aérea mexicana se encontraba sólo 22% por debajo de los niveles que tenía en marzo de hace dos años, previo al impacto por la crisis de la pandemia.

“El viaje en México está relativamente abierto, con un sistema de semáforo epidemiológico implementado, que indica qué clase de restricciones hay en cada uno de los estados del país”, añadió la OAG.

Pese al impacto que tienen las restricciones con Canadá y Estados Unidos (los dos principales mercados internacionales del país), el mercado doméstico de México sí ha tenido un buen desempeño. Durante marzo, los aeropuertos de Cancún, Los Cabos, Tijuana y Mazatlán superaron los niveles de pasajeros nacionales que tenían en 2019 y registraron cifras históricas.

En marzo, Cancún registró la llegada de 692 mil 686 usuarios domésticos, un máximo histórico para este mes y un incremento del 5% en comparación con los niveles de 2019. Tijuana por su parte creció 8%Mazatlán 21% Los Cabos 1%.

Sin embargo, el cierre de fronteras de Canadá y el incremento de las restricciones para los viajeros que pueden ingresar vía aérea a los Estados Unidos han puesto una mayor presión en el mercado mexicano para la recuperación de la industria aérea, señaló la consultora OAG.

Actualmente el tráfico aéreo entre México a Canadá se encuentra suspendido (y se mantendrá así al menos hasta el 30 de abril, aunque es posible una extensión), con el objetivo de controlar la propagación de casos de covid-19 a este país.

Asimismo, desde finales de enero, el gobierno de Estados Unidos implementó el requerimiento de que todos los viajeros que lleguen a su territorio desde el extranjero presenten una prueba negativa de detección de covid-19. 

“Los canadienses no pueden viajar a México desde enero y los Estados Unidos implementaron el requerimiento de prueba negativa o autocuarentena en este mismo periodo, lo que ha puesto más presión en el turismo doméstico de México para entregar resultados”, indicó la consultora.