En sus mañaneras López Obrador anunció con “bombo y platillo” que a finales del 2021 tendríamos la vacuna mexicana.  La doctora Álvarez-Buylla, directora del Conacyt dijo que la empresa Avimex puso a disposición dos de sus plantas para la producción de la vacuna que tendría un ahorro de 855% (sic), en la misma conferencia estuvieron presentes Hugo López Gatell, el secretario de Salud Jorge Alcocer y el director del IPN remarcó el gran logro que tiene México como país al tener una vacuna que pasa a ensayos clínicos.

Sin embargo, la vacuna a la que se hizo mención en la mañanera no es mexicana, como lo señala el comunicado de prensa del Instituto Monte Sinaí en Nueva York, publicado en NewsWise el 13 de abril:

En México, un acuerdo de licencia entre Mount Sinai y Laboratorio Avi-Mex S.A. de C.V. (Avimex), una empresa farmacéutica veterinaria, permitirá a ese país comenzar pronto los ensayos de fase 1 en humanos de una vacuna COVID-19 utilizando tecnología de vector de NDV. Avimex comenzó a colaborar con Mount Sinai en 2003 en el desarrollo de vacunas veterinarias contra la influenza y desde entonces ha producido millones de dosis basadas en la plataforma de vectores NDV.

La vacuna NDV contra el SARS-CoV-2 fue creada por un equipo de virólogos del Monte Sinaí reconocido mundialmente, incluido el Dr. Palese; Florian Krammer, PhD, profesor de vacunación en Mount Sinai; y Adolfo García-Sastre, PhD, Irene y Dr. Arthur M. Fishberg Profesor de Medicina y director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes en Mount Sinai.

En entrevista para CNN la doctora Laurie Ann Ximénez-Fyvie explica que de seis personas involucradas en su desarrollo solo dos son mexicanas y no han comenzado a involucrarse con la vacuna, que solo se producirá y envasará en el país, pero no se ha desarrollado con tecnología mexicana.  Así mismo comenta que la doctora de la Universidad de Nuevo León estará involucrada en la fase industrial y la doctora del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, verá la parte de la evaluación de la inmunogenicidad durante las fases 1, 2 y 3. Esto es, ninguna de las dos ha estado involucrada en el desarrollo. Lo que se confirma en la versión estenográfica de la conferencia mañanera del 13 de abril (1).

Cabe hacer mención que la vacuna desarrollada por el Instituto Monte Sinaí está iniciando ensayos clínicos también en Brasil, Tailandia, y Vietnam, países que también se han adjudicado su desarrollo.

Una mentira más, vil y descarada, ¿Cuántas mentiras seguiremos aguantando por parte de este gobierno que no acepta ninguna responsabilidad, empecinado en echar la culpa y funcionarios que repiten lo que les dicen?

Y no solo eso, funcionarios que ignorantes ni siquiera se dan cuenta de lo que dicen como la afirmación del ahorro en el costo:

El doctor en matemáticas Arturo Erdely explica: Una reducción de precio de 100% implicaría un valor de $0.00 así que una reducción superior a ello implicaría #PrecioNegativo es decir que en lugar de pagar por un producto (o los insumos para ello) nos paguen por recibirlo.

Mientras tanto,  instituciones que están trabajando verdaderamente en el desarrollo de vacunas no cuentan con apoyo económico como lo son la Universidad de Querétaro o la UNAM.

Un Estado que se cuelga banderas ajenas y es incapaz de apoyar el desarrollo de la ciencia indispensable para el país, que presume un proceso de vacunación cuando no se tiene vacunada con dos dosis ni al 5% de la población, que es capaz de mentir y contradecir documentos técnicos -que hicieron ellos mismos- como la temperatura de las vacunas y tiempos de espera entre una y otra, que “vela por los pobres” pero los deja en la indefensión, sin servicios de salud,  sin medicamentos, sin empleos, etc.  ¿Lo seguiremos permitiendo?

—————————

(1) ‘Patria’ se desarrolla con la participación de un grupo grande de científicas y científicos en el que destacan el doctor por la UNAM y la Universidad de Zurich, especialista en inmunología y diseño molecular, Constantino López Macías; el doctor Peter Palese, químico microbiólogo de la Universidad de Viena y especialista en diseño molecular; el doctor Adolfo García-Sastre, biólogo por la Universidad de Salamanca; el doctor Florian Krammer, biotecnólogo y virólogo por la Universidad de Recursos Naturales y Ciencias de la Vida, Viena; la doctora en Biología Molecular de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Felipa Castro Peralta, y la doctora Marta Torres Rojas, investigadora en inmunología, especialista del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER).