“Francisco Martín Moreno se enteró que es huérfano del Holocausto (judío), a los 65 Años”.

Un escritor mexicano sumamente prolífico, a quien se le conoce por su tino en la temática, y su agudeza en el tratamiento de sus obras.

Pues resulta que cuando ya vivía la maravillosa etapa de los adultos mayores, el creador se enteró que su origen era judío.

No es lo que nos reúne en este momento, pero sí tiene mucho que ver con la tarea que se echaron a cuestas ESTHER (productora), y AARÓN COHEN (director) del documental “MURMULLOS DEL SILENCIO”, que se estrena en la CINETECA NACIONAL el viernes 17 de diciembre.

Mucho se ha hablado sobre uno de los más terribles crímenes de la humanidad, por así decirlo, en nuestra historia reciente y se trata nada más y nada menos que del HOLOCAUSTO.

Una verdadera masacre al pueblo judío, y más allá; cuando sabemos que también afectó en su momento a personas minusválidas. a quiénes se les consideraba sujetos de “investigación”, para poder llevar a cabo todo tipo de experimentos de lo más cruel.

¿Cuál fue la principal motivación que llevó a ESTHER y a AARÓN a realizar este trabajo?

“Es un llamado para saber que cualquier tipo de violencia no se queda ahí, sino que se transmite”.

Efectivamente. Mucho se ha hablado sobre esta masacre, pero muy poco o casi nada sobre lo que sucedió a quienes sobrevivieron las crueldades del nazismo en todo su esplendor.

RAQUEL y AARÓN COHEN se dieron a la tarea de realizar un documental muy interesante, porque abordan lo que sucedió precisamente con quiénes venían de los llamados campos de concentración o de exterminio, en la voz de sus descendientes directos.

Una tarea nada fácil, en tanto los sobrevivientes y sus hijos han optado por vivir en los “MURMULLOS DEL SILENCIO”

“Comenzamos a buscar hijos de sobrevivientes del HOLOCAUSTO en México”.

Al principio nadie quería hablar, porque, de inicio, sus padres, los sobrevivientes, poco o nada mencionaban al respecto.
¡Pero se logró el objetivo!

“Son más de 90 entrevistas en el documental”.

En la voz de estos hijos, se da a conocer todo tipo de conductas y daños físicos, morales y mentales que se dieron en los sobrevivientes; porque el Holocausto no terminó con la Guerra.

“Muchos hijos de sobrevivientes no quisieron dar opinión; pero los que lo hicieron, abrieron su corazón y sus sentimientos. Dijeron sentirse aliviados”.

Poco se ha hablado, porque poco o nada quieren ellos hablar.
Algunos de ellos, muy contados, han ido o fueron narrando a cuenta gotas su sentir en un mundo nuevo para ellos, en un mundo ya no de Muerte sino de Esperanza, pero cargado de todas esas crueldades y recuerdos nefastos de la Segunda Guerra Mundial y los campos de exterminio.

“La primera parte es la liberación, que no es un momento agradable. La segunda parte es cómo les fue transmitido el trauma a los hijos”.

Muy interesante precisamente porque poco se escucha en la voz de sus hijos y como abordan ellos, tanto sus recuerdos como la nueva realidad.

No fue liberarlos, e inmediatamente trasladarse a algún país, en este caso México; donde se les ha acogido con gusto, y de una manera calurosa, como ellos mismos los refieren.

La sola salida de los campos de exterminio, para poder abordar trenes, y posteriormente barcos hacia una nueva tierra prometida, fue demasiado complicado, en tanto su salud estaba sumamente mermada y, antes que nada, tenía que lograrse una parcial recuperación física, desde luego, porque moral y mentalmente es un una tarea casi imposible, y a largo plazo.

Llegan a México, se instalan, se les ayuda, se les apapacha de alguna manera; y comienza esta nueva vida, en dónde la crianza de sus descendientes es un algo tan difícil porque ya no pertenecen a ese pueblo masacrado, sino a un pueblo del recuerdo. Un pueblo que enfrenta desde cómo comer, desde cómo hablar, desde cómo descansar, desde cómo formar familias, y desde cómo sobrevivir.

“No entendía porqué su papá le pedía perdón”.

NO LE PEDÍA PERDÓN A SU HIJA, SINO A LA ESPOSA QUE VEÍA EN ELLA.
A LA ESPOSA QUE SE QUEDÓ ATRÁS; EN EL EXTERMINIO, EN LA CRUELDAD, EN LA CRUDA REALIDAD DE UNA MUERTE INEVITABLE.

La salida de los campos de exterminio fueron el fin de un Holocausto, para dar inicio a otro capítulo de adaptación y nueva vida.

DUDAS Y COMENTARIOS:
Correo: eltiojorge@hotmail.com
Facebook: JORGE VILLEGAS HERNÁNDEZ
Twitter: @eltiojorge_com