Para , el representa una oportunidad para ampliar sus relaciones económicas con países cercanos. La llegada de empresas, la creación de empleos y la expansión de la red de nacional en términos de suministro de servicios básicos, transporte público y más, serían algunos de los beneficios. Sin embargo, el país enfrenta retos para aprovecharlos y garantizar que se atraiga la mayor cantidad de inversión.

En un esfuerzo por evaluar el nivel de preparación que tiene cada entidad federativa para aprovechar las oportunidades generadas por el nearshoring, el Instituto Mexicano para la (IMCO) analizó 15 indicadores socioeconómicos relacionados con el mercado laboral, la disponibilidad de insumos básicos, la infraestructura y el marco regulatorio.

Concluyó el estudio que las entidades del centro y norte del país están mejor preparadas para atraer y retener talento e inversión, por lo que podrían sacar mayor provecho del nearshoring. Por otro lado, los estados de la zona sur presentan los mayores desafíos para aprovechar las oportunidades que brinda este fenómeno.

Se consultaron actores en el sector industrial y de atracción de inversión que conocen las necesidades de los inversionistas y potenciales inversionistas con actividades en México con el fin de escuchar sus voces respecto a las condiciones que se deben procurar para que esto suceda.

De toda la información, se seleccionaron cuatro factores importantes para determinar qué tan atractivas son las entidades para recibir inversiones:

  1. Mercado laboral.

Se analizan características en cuanto a la disponibilidad de mano de obra, de empleos formales y bien remunerados, de trabajadores calificados y de instituciones de superior, que pueden resultar atractivas para aquellas empresas y trabajadores interesados en aprovechar los beneficios de participar en mercados laborales competitivos.

Los resultados muestran una mayor «holgura» en el mercado laboral de entidades como el Estado de México, Tabasco y la  (CDMX), así como Durango y Sinaloa; esta «holgura» refleja una mayor cantidad de personas disponibles para unirse a la población ocupada.

A su vez, los indicadores de calificación laboral señalan una mayor proporción de la población económicamente activa con estudios universitarios en la CDMX y en estados del norte como Nuevo León, Sinaloa y Coahuila. Los datos sobre la cantidad de instituciones de educación superior -fundamental para garantizar una mano de obra calificada sostenida y adaptable- apuntan a una mayor oferta educativa para la población de Puebla, Aguascalientes y Campeche.

  1. y servicios básicos.

En el estudio, que se realizó en colaboración con la Fundación Friedrich Naumann (FNF), se consideró que la disponibilidad de vivienda y servicios de agua, electricidad y drenaje son necesarios para los trabajadores y representan ventajas para la localización de las empresas en una región.

Respecto a los servicios de la vivienda, las entidades del norte presentan menores carencias de disponibilidad de agua entubada, energía eléctrica y drenaje en las viviendas particulares. Destacan los casos de Nuevo León y Coahuila, con la menor proporción de viviendas particulares que carecen de servicios básicos, donde solo 1% o menos de las viviendas no dispone de agua entubada, menos de 1% le hace falta energía eléctrica y menos de 2% carece de drenaje.

En contraste, en la zona sur del país hay entidades donde la falta de servicios básicos de la vivienda, como el drenaje o el agua entubada, afecta a más de 10% de las viviendas particulares habitadas, como sucede en Oaxaca y Guerrero. Aunque la falta de energía eléctrica es un problema menor que el de la falta de agua o drenaje, que afecta alrededor del 2% de las viviendas en dichas entidades.

  1. Infraestructura.

Se contempló la disponibilidad de transporte público, el precio de la energía eléctrica y la disponibilidad de agua. Contar con estos servicios e insumos es condición indispensable para realizar actividades económicas y su gestión eficiente resulta atractiva para empresas y trabajadores al permitir reducir costos e incrementar la productividad.

Para transporte público, los estados con mayor disponibilidad fueron Quintana Roo y la CDMX, seguidos por Baja California y Aguascalientes. En contraste, Chihuahua, Estado de México y Durango tienen una menor disponibilidad de este tipo de infraestructura.

La región sur del país alberga a las entidades con mayor disponibilidad de agua: Chiapas, Oaxaca y Tabasco. Durango y Nayarit también destacan por su mayor disponibilidad de recursos hídricos. Sin embargo, no toda el agua disponible puede ser utilizada en estas entidades debido a la contaminación, afectaciones en la red de distribución, la falta de infraestructura hídrica y de control sobre las concesiones (particularmente en el sector agrícola).

La energía eléctrica se obtiene a precios más accesibles en entidades del norte y centro del país como Sonora, Chihuahua, San Luis Potosí y Aguascalientes. Esto hace que dichas regiones tengan una ventaja comparativa frente a Baja California y Yucatán, donde el costo de la electricidad se eleva.

  1. Marco regulatorio.

Tiene que ver con la percepción de las empresas privadas respecto al marco regulatorio, dada la relevancia que tienen las leyes y reglamentos que regulan la actividad económica y social en la generación de un ambiente propicio para la inversión. Michoacán es la entidad donde las empresas privadas están más descontentas respecto al marco regulatorio. En los casos de Tamaulipas, Nuevo León, Chiapas y Sonora, menos de 5% de las empresas privadas se muestran inconformes con el marco regulatorio local.

Debido a que destaca en 11 de los 15 indicadores considerados en el estudio, una de las entidades que está relativamente mejor preparada para la atracción de empresas y la realización de Inversión Extranjera Directa () en el país es Aguascalientes. Por el contrario, en la región sur del país, las entidades tienen condiciones menos atractivas para la localización de empresas y la realización de inversión: Guerrero y Oaxaca presentaron los resultados más desfavorables.

Los resultados obtenidos son útiles para identificar los retos que enfrentan las entidades para aprovechar las oportunidades que ofrece el nearshoring.

Para hacerlo, todos los esfuerzos de planeación en materia de y modernización de la estructura económica de los estados deben tener una visión de corto y largo plazo, de forma que faciliten el desempeño de la actividad económica en todos los sectores.

De lo contrario, el contexto actual de incentivos para la relocalización de cadenas productivas en América del Norte serán oportunidades desperdiciadas para el desarrollo del país.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí