México no reconoce ciertos quesos con nombres comunes de Estados Unidos, cuestionaron Ron Wyden, presidente del Comité de Finanzas del Senado de Estados Unidos, y el senador Mike Crapo.

“Con respecto a México, su falta de adopción de medidas para reconocer ciertos nombres comunes de quesos y sus nuevos requisitos de evaluación de la conformidad para productos lácteos importados son motivo de gran preocupación para los productores de lácteos de Estados Unidos que buscan acceder al mercado mexicano”, dijeron ambos senadores en una carta enviada a Catherine Tai, titular de la representación comercial de la Casa Blanca (USTR).

Quesos

En una carta complementaria que acompaña al T-MEC, México confirmó una lista de 33 términos para el queso que permanecerá disponible como nombres comunes para que los productores estadounidenses de queso los utilicen en la exportación de quesos a México.

La lista incluye algunos términos que están protegidos como indicaciones geográficas por la Unión Europea, como Edam, Gouda y Brie.

Estados Unidos, Canadá y México acordaron proporcionar garantías procesales para el reconocimiento de nuevas indicaciones geográficas, que son nombres de lugares utilizados para identificar productos que provienen de determinadas regiones o ubicaciones.

Asimismo, las disposiciones del T-MEC incluyen pautas para determinar si un término es un nombre común o una indicación geográfica protegida, motivos para la oposición y cancelación de una indicación geográfica y el tratamiento de estas indicaciones en virtud de acuerdos con terceros.

Además, ambos senadores argumentaron que el gobierno mexicano ha hecho campaña para reducir las importaciones de alimentos y productos agrícolas de Estados Unidos atacando la reputación de los productos importados, incluso calificándolos de perjudiciales para la salud de los consumidores mexicanos.

También esto ocurre a través de restringir su ubicación en los estantes de las tiendas, e impedir el uso legítimo de marcas registradas.

Al mismo tiempo, añadieron, la invocación de México a la concientización del consumidor (aunque sin el respaldo de evidencia o estándares internacionales) para defender sus medidas es notable dado su historial de ataques a esfuerzos legítimos de concientización de información al consumidor como la etiqueta de atún “dolphin-safe” de Estados Unidos