En los últimos meses, ha incrementado los índices de , tanto en como en el mundo. Esto causa preocupación por el efecto que puede generar en la contracción de las economías de los países y en las expectativas de crecimiento de las empresas.

No es la primera vez que en el mundo se generan efectos inflacionarios, pero en esta ocasión se están dando en el ámbito global y son generados por diversos factores como:

  • Los efectos de la  que, aunque son menores, todavía generan disrupciones y afectan el ámbito laboral de las diferentes industrias.
  • La disrupción de la cadena de suministros, causada por falta de productos y la saturación de los medios de transportación y puertos de entrada en los diversos países. Como ejemplo destaca la escasez de productos electrónicos, que son usados tanto en aparatos de todo tipo, incluidos los electrodomésticos, y en la producción automotriz. Asimismo, las necesidades de los consumidores se transformaron drásticamente a raíz del distanciamiento social.
  • El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania está afectando la disponibilidad de algunos productos y el precio de otros, como los relacionados con la generación de energía. Esto pone en evidencia la importancia de esas economías en el mundo y cómo las repercusiones políticas, económicas y sociales derivadas de la guerra impactan al mundo entero.

Mario Hernández, socio Líder del segmento IMMEX de KPMG en México, comentó aseguró que los efectos o riesgos de la inflación en las empresas de manufactura ubicadas en México, es la disminución de los productos que se fabrican. Esto obedece a que aumentan sus precios y baja su demanda, ya que el adquisitivo de la gente no crece en la misma proporción que la inflación. Esto genera mayor presión inflacionaria, a lo que se suma el alza en las tasas de interés tanto en como en México.

Ambos países están tratando de controlar la inflación mediante el incremento en las tasas para desincentivar la adquisición de artículos por medio de endeudamiento con tarjetas de crédito, créditos automotrices o hipotecarios.

“Se espera y se tiene confianza de que con los incrementos en las tasas de interés y con mejoras en las cadenas de suministro se logren estabilizar los precios y controlar la inflación”.

Si la inflación no se controla con las diversas medidas que se están tomando, podrían generarse problemas económicos que pueden impactar la en México, como:

  • Presiones de los salarios al alza en un esfuerzo por mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores. Desafortunadamente, la nos ha enseñado que el incremento de los salarios en épocas de inflación tiende a generar mayores presiones inflacionarias porque se eleva el costo de la producción. No obstante, los empleados o sindicatos pueden exigir un aumento salarial para contrarrestar los efectos de la pérdida del poder adquisitivo.
  • Menores niveles de producción derivados de la baja en su demanda tanto en México como en el extranjero, lo cual puede generar disminución temporal o permanente de fuentes de , que difícilmente podrán ser compensada con otros sectores de la .

La manufactura ha sido y es uno de los pilares de crecimiento de la economía en México y funge como importante generador de divisas, empleo e para el país. Si este sector disminuye su crecimiento ante los efectos inflacionarios, las repercusiones pueden ser muy relevantes.

“Desafortunadamente, en esta ocasión los factores inflacionarios se están generando, en gran medida, por factores externos a México y Estados Unidos y probablemente pasarán varios meses para que volvamos a ver niveles de inflación más controlados, que resulten favorables para el crecimiento de las economías de ambos países”.