La economía mexicana necesita una reconstrucción para enfrentar el choque y la destrucción que dejará el Coivid-19, señaló el director del Centro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en México, Roberto Martínez Yllescas.

“Todo mundo debe saber que no se trata de una reactivación, sino que se trata de un esfuerzo de reconstrucción económica; dado que ha habido un efecto de choque destructivo”, dijo.

El directivo indicó que, después de atender la crisis sanitaria y la “hemorragia” de empresas –especialmente Pymes- que quedaron sin liquidez por el coronavirus, es necesario que el gobierno mexicano y la iniciativa privada logren acuerdos para rescatar al país.

Refirió que México ha hecho un esfuerzo importante, pero “todavía hay un margen de oportunidad muy importante”; para que la administración federal aplique recursos fiscales o presupuestarios en apoyo a las empresas y la preservación del empleo.

“El espacio fiscal en México es reducido, pero de todas maneras vemos a países no muy diferentes a México, donde ha sido posible echar mano de distintos mecanismos”; desde deciones políticas, hasta acuerdos entre empresarios y el sector público, para movilizar recursos”, dijo.

ECONOMÍA MEXICANA NECESITA MÁS RECURSOS

El director del Centro de la OCDE destacó que hay países como Chile o como Brasil, donde los apoyos fiscales y programas de reactivación económica son “cuatro, cinco y hasta seis veces” más altos que recursos movilizados por México.

Durante un foro virtual organizado por la revista Forbes, subrayó que en la reconstrucción de la economía mexicana no sólo requiere de recursos presupuestales; sino que también urge de la participación del sector privado.

Apuntó que la IP debe ser corresponsable para enfrentar y revertir los daños que dejará la crisis del Covid-19. Ello, a través de “recursos organizacionales”; que permitan identificar dónde están las necesidades económicas más apremiantes.

Roberto Martínez afirmó que es necesario que las empresas implementen estrategias para volver a emplear a quienes perdieron sus ingresos y su trabajo por la pandemia; así como reducir el sector informal.