Ambientalistas de Estados Unidos exigieron a CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres), que ya aplique sanciones comerciales contra México, ante su incapacidad para frenar la pesca ilegal de Totoaba y salvar a la vaquita marina de la extinción.

En una dura carta enviada a Ivonne Higuero, secretaria general de la CITES, organizaciones de la sociedad civil que impulsaron el embargo pesquero de EU contra el Alto Golfo de California, advirtieron que en el gobierno mexicano tuvo tiempo suficiente y oportunidades para remediar la situación.

El Centro para la Diversidad Biológica (CBD); el Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC), el Instituto de Bienestar Animal (AWI) y la Agencia de Investigación Ambiental (EIA), destacaron que los componentes de las nuevas regulaciones, siguen sin implementarse, lo que refleja un mismo patrón.

Ya que el gobierno mexicano tiene una larga historia de emitir pero no hacer cumplir las regulaciones”, advirtieron.

Las ONG’s se refieren al decreto publicado el 24 de septiembre de 2020 en el Diario Oficial de la Federación (DOF), donde se prohíben todas las redes tradicionales en la región y se ordena a los pescadores entregarlas a las autoridades; la colocación de localizadores satelitales a todas las embarcaciones menores y un ambicioso programa de inspección y vigilancia para evitar las actividades ilícitas.

Las agrupaciones defensoras del medio ambiente recordaron que recientemente la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), describió la pesca ilegal en el Alto Golfo de California como “descontrolada”.

Además, lamentaron que en lugar de prometer una aplicación estricta de la ley, la titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), María Luisa Albores anunció que está considerando reducir el área de refugio de la vaquita marina, donde se permitiría nuevamente el uso de las redes de enmalle, en las que muere ahogada esta especie endémica, de la que sólo quedan 10 ejemplares.

En consecuencia, instamos a la Secretaría y al Comité Permanente a iniciar formalmente procedimientos de cumplimiento en virtud de la Resolución Conf. 14.3 y recomendar sanciones contra México por su continua violación de la CITES”, manifestaron.

En caso de prosperar esta petición, CITES prohibiría el comercio internacional de productos y subproductos de especies protegidas mexicanas como orquídeas, arañas, pepinos de mar, caballitos de mar, aletas de tiburón, trofeos de caza y madera de caoba, que anualmente representan para el país cientos de millones de dólares en divisas.

Defensa

A principios de mayo, la CITES realizó de manera virtual la reunión 73 del Comité Permanente, donde México se opuso a que sea en un encuentro no presencial, donde se apliquen las posibles sanciones por el tema de la vaquita marina y la Totoaba.

Lo anterior previendo que haya una nueva reunión en línea antes del mes de septiembre, cuando está programado que los representantes de los Estados miembros se vuelvan a ver las caras en Ginebra, después de la pandemia de covid-19.

De esta forma, María de los Ángeles Palma, directora general de Vida Silvestre de la Semarnat, fijó la posición de México, que busca defender en la mesa la falta de resultados a los que se refieren los ambientalistas.

México también apoya la propuesta 2 (reunión presencial), y en caso de que sea llevada a cabo la propuesta 3 (reunión virtual), México no estaría de acuerdo en que se traten asuntos de cumplimiento y cuestiones en las que se recomienda incluir suspensiones comerciales, ya que el formato virtual dificulta la discusión y podrá no ser completamente equitativa”, argumentó en un chat de CITES.

Aviso

El pasado 18 de mayo, Sarah Uhlemann, directora del Programa Internacional del Centro para la Diversidad Biológica, envió un correo electrónico al Gobierno de México adjuntando la carta enviada a CITES.

La comunicación que espera respuesta fue dirigida a María Luisa Albores González, titular de la Semarnat; Octavio Almada Palafox, comisionado nacional de Conapesca; Blanca Mendoza Vera, titular de Profepa y José Rafael Ojeda Durán, titular de la Secretaría de Marina.

Les escribimos para informarles que enviamos la carta adjunta a la Secretaría de la CITES el mes pasado, documentando la inacción del gobierno mexicano. Agradecemos su respuesta a esta carta. Creemos que la comunidad internacional debe hacer todo lo posible para alentar a su gobierno a que finalmente tome medidas y salve a la vaquita, antes de que sea demasiado tarde”, indicó.