Cuando la bióloga Adriana Gómez Bonilla comenzó su trabajo en el Colegio de Michoacán, Zamora, en septiembre de 2014, nunca imaginó que se convertiría en una experta en derechos laborales. “Me hubiera parecido lo más lejano”, dice.

Pero después de 4 años, fue expulsada de su trabajo y se convirtió en activista. Los directivos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (Conacyt), la agencia federal de financiamiento de la ciencia del país, la presionaron para que renunciara en marzo de 2018, citando evaluaciones deficientes, que ella dice que son incorrectas. Ella lo rechazó; unos meses después la agencia dejó de pagarle.

El despido de Gómez Bonilla es uno de los cientos de casos similares que involucran a investigadores empleados por el programa Cátedras Conacyt (Cátedras Conacyt), lanzado hace 7 años para paliar la fuga de cerebros de jóvenes investigadores mexicanos. Conacyt dejó de pagar a los investigadores, los despidió sin una explicación razonable o los obligó a firmar renuncias, según varias fuentes que hablaron con Science. Una combinación de recortes presupuestarios, política y una brecha cada vez mayor entre el gobierno y los científicos está en juego, dicen los investigadores mexicanos. “Creo que en el fondo hay una intención de desaparecer el programa Cátedras”, dice una filóloga despedida del programa.

 Ella y otros, incluida Gómez Bonilla, han presentado demandas contra Conacyt. A junio de 2020, la agencia enfrentaba 145 demandas activas por despido injustificado por un monto de $ 8.2 millones en daños, según un documento interno revisado por Science, y las fuentes dicen que la mayoría son de investigadores de Cátedras. En febrero, unos 200 investigadores de Cátedras formaron un sindicato con la esperanza de negociar un contrato que protegería sus puestos de trabajo y mejoraría las condiciones laborales.

La directora del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla Roces, niega que la agencia haya despedido injustamente a empleados. “No”, dice ella. “No es verdad.” No respondió a más solicitudes de comentarios. Actualmente el programa Cátedras no tiene director, pero fuentes apuntan a Diego Axel López Peláez, subdirector de evaluación y seguimiento, como quien toma las decisiones. López Peláez no respondió a múltiples solicitudes para escucharlo.

Adriana Gómez Bonilla, que se muestra aquí en un taller en 2019, está demandando a Conacyt por sacarla sin una explicación razonable del programa de Cátedras el año anterior. ADRIANA GÓMEZ

Conacyt lanzó el programa Cátedras en 2014 para suplir la falta de puestos de tiempo completo en universidades e institutos de investigación del país. El objetivo era contratar al menos 3000 investigadores para 2018. “Este es un programa innovador”, dice Rosalba Ramírez García, investigadora en educación del Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional que ha estudiado el programa Cátedras desde sus inicios. Los investigadores fueron emparejados con instituciones que proporcionaron espacio de trabajo e infraestructura para realizar investigaciones, mientras que el Conacyt los empleó y pagó sus salarios durante 10 años. Los puestos fueron codiciados como una de las pocas oportunidades para una carrera científica en México.

A raíz de Cátedras, “muchos investigadores mexicanos han optado por quedarse y hacer ciencia en el país”, y muchos regresaron del exterior para ser parte de ella, dice una arqueóloga despedida del programa. Ella está demandando a Conacyt y le pidió a Science que mantuviera su identidad en el anonimato. “Lo que han aportado estos jóvenes investigadores es de enorme valor”, añade Ramírez García. Entre 2015 y 2018, el 78% de los investigadores de Cátedras obtuvieron membresía en el prestigioso Sistema Nacional de Investigadores de México, dice la nutricionista biomédica Ana Lucrecia Elías López, una exinvestigadora de Cátedras que lucha por reintegrarse al programa luego de ser obligada a renunciar. Esto “es una señal de productividad”, dice.

Aún así, el programa ha tenido problemas. Los investigadores no forman parte del personal de las instituciones de acogida, lo que crea conflictos burocráticos que pueden obstaculizar su trabajo. Las finanzas también han sido un desafío: principalmente debido al insuficiente presupuesto, en 2018 el programa estaba solo a la mitad de su objetivo de 3000 investigadores.

Pero las tensiones se dispararon en el mandato de Álvarez-Buylla Roces, que comenzó en diciembre de 2018 y ha estado marcado por una ruptura significativa entre el Conacyt y la comunidad científica. En febrero de 2019, se refirió a los investigadores de Cátedras como “colgados de la nómina”, lo que provocó indignación. Al mes siguiente, Álvarez-Buylla Roces prometió 99 nuevos lugares para el programa, pero solo 2 meses después dijo que no habría nuevas vacantes mientras el Conacyt evaluaba la viabilidad económica del programa y consideraba reestructurarlo. Según información divulgada en respuesta a una solicitud de transparencia del gobierno y documentos de Conacyt, al menos 425 investigadores han abandonado el programa desde su lanzamiento, la mayoría a partir de 2019; ahora apoya a 1284 investigadores. Las fuentes dicen que las medidas de austeridad del gobierno pueden estar detrás de las supuestas intenciones de Conacyt de terminar el programa. Pero también es común en la política mexicana que la administración actual borre o reemplace los programas de la administración anterior, según Ramírez García. En 2020, el presupuesto del programa aumentó un 23% a $ 68 millones, sin embargo, Conacyt no ha ofrecido nuevas vacantes desde 2018 y los despidos se han disparado.

Los investigadores despedidos por el programa informan experiencias similares. Primero, dicen, los funcionarios del Conacyt intentaron obligarlos a renunciar con la promesa de una indemnización. Si se negaban, dejaban de pagarles. El ingeniero aeronáutico Oliver Huerta, por ejemplo, se incorporó al programa en 2014 y trabajó durante 5 años en el Instituto Tecnológico de Estudios Avanzados de Ecatepec. En 2019, notó que su correo electrónico institucional había sido bloqueado justo cuando necesitaba presentar un informe anual requerido. Huerta se puso en contacto con López Peláez, quien dijo que tenían que reunirse en persona. En la sede del Conacyt en la Ciudad de México, López Peláez y un abogado invitaron a Huerta a firmar su renuncia. El se negó. Unas semanas después, el Conacyt dejó de pagarle y los directores de su institución anfitriona le dijeron que lo habían dado de baja del programa Cátedras. Presentó una demanda en diciembre de 2019, pero no ha habido mucho progreso. “Estamos colgados en una nube”, dice.

Para algunas de las personas retiradas del programa, incluida la arqueóloga, estar embarazada o tener un recién nacido parece haber sido un desencadenante. Hay un “patrón de absoluto desconocimiento en materia de género”, dice Claudia Patricia Juan Pineda, abogada que representa a más de 20 exinvestigadores de Cátedras. “Parece que quedar embarazada es como un crimen”. En el caso de la arqueóloga, unos meses después de que notificara a las autoridades sobre su embarazo de alto riesgo, intentó cargar su informe anual, pero la plataforma en línea no funcionó. Inmediatamente se puso en contacto con López Peláez, quien le dijo por teléfono que estaba despedida. Unos días después, Conacyt dejó de pagarle y deshabilitó su correo electrónico institucional. “Hay una falta de humanidad que está completamente impregnada en Conacyt”, dice.

La geóloga María Jazmín Chávez Álvarez, ex investigadora de Cátedras, dice que cuando le pidieron que renunciara en 2018, la entonces directora de Cátedras, Lorena Archundia, dijo: “Mira, de esta manera puedes dejar de preocuparte y luego puedes concentrarte en tu hija”. “Eso realmente me molestó”, dice, porque nunca mencionó su embarazo y maternidad. Ella se negó a firmar el formulario y Conacyt dejó de pagarle. Archundia no respondió a múltiples solicitudes de comentarios. Elías López, quien se vio obligado a renunciar en 2019, presentó una denuncia el año pasado ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos acusando a Álvarez-Buylla Roces de despedir indebidamente a investigadoras, incluidas algunas con niños pequeños o con embarazos complicados, durante la pandemia de COVID-19. Ella planea presentar una demanda penal contra Conacyt.

Algunos investigadores de Cátedras esperan que el nuevo sindicato, Siintacatedras, pueda asegurar un mayor apoyo a la investigación y seguridad laboral. “Estamos convencidos de que una vez que iniciemos un diálogo con el Conacyt, podremos entender el gran potencial que tiene este programa”, dice el secretario general de Siintacatedras, Mateo Mier y Terán Giménez Cacho, agroecólogo político del Colegio de la Frontera Sur. El Conacyt aún no ha respondido a la invitación para negociar, pero está legalmente obligado a sentarse con los líderes sindicales y firmar un contrato antes del 7 de julio.

Otros están menos interesados ​​en reparar puentes. Eso incluye a Gómez Bonilla, quien ahora tiene un puesto de tiempo completo en la Universidad Autónoma Metropolitana. Si gana su demanda contra el Conacyt, la agencia le debe cerca de $ 265,000, el doble de la cantidad de las subvenciones estándar del Conacyt para proyectos de ciencias básicas. “Imagínense cuánta ciencia podrían financiar con eso”, dice. “Pero, en cambio, lo están gastando en demandas que podrían haberse evitado”.