se colocó dentro de los cinco países de América Latina con la menor bruta del gobierno central, como proporción del , al cierre de 2021, de acuerdo con los datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En el documento Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2022, se observó que México cerró el año con una deuda pública bruta de 41,5% del PIB, ligeramente mayor al dato de 40,8% del año previo.

En tanto, se colocó apenas por arriba de países como Chile, con una deuda de 32,5%; Perú, con 32,9%; Guatemala, con 31,5% y Paraguay, de 29,5%.

Además, se ubicó por debajo del promedio de América Latina, de 56,5%.

La CEPAL explica que al cierre del 2021 no sólo México observó disminuciones en la relación entre la deuda pública bruta, sino también otros países lo que se explica, principalmente, por la recuperación de la actividad económica.

A pesar de esta mejora, la deuda pública bruta se mantiene en un nivel históricamente alto y supera los niveles observados en los últimos 20 años previos a la ”, expone el organismo al referirse al promedio en la región de América Latina.

México fue uno de los países que, pese a la crisis sanitaria y económica del 2020 por el , otorgó un muy bajo monto de estímulos fiscales, lo cual permitió que su deuda, en comparación con otras naciones, incrementara aún más.

Sin embargo, del lado de los ingresos, México resultó ser de los cuatro países de América Latina que observaron una disminución en el 2021. En el caso mexicano, la caída fue de apenas 0,1%, mientras que Panamá reportó una de 0,2%, Uruguay de 0,6% y Argentina de 2,9%.

“En México el bajo crecimiento de la recaudación tributaria se debió al efecto base producido por las medidas que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) adoptó en 2020, que generaron recursos adicionales equivalentes a un 2,2% del PIB en dicho año”, destacó la CEPAL.