Estamos hablando de dos eventos diferentes, pero que debían estar correlacionados tal y como sucedió en Estados Unidos. En la medida que la pandemia de covid-19 se salió de control, la popularidad del presidente Trump cayó. De hecho, el mal manejo de esta enfermedad por parte del gobierno federal en aquel país explica, en gran medida, por qué Trump no logró la reelección.

Resulta que en México estamos al revés. Cada vez es más evidente el fracaso del gobierno de AMLO para contener la pandemia. Los números son de terror. Más de un millón de contagiados, más de cien mil muertos. Y eso en las cifras oficiales que, ya sabemos, están subestimadas.

Varios estados de la República están sufriendo un aceleramiento de contagios, por lo que ya pasaron o están a punto de pasar del semáforo naranja al rojo.

Estamos a finales de noviembre y el virus no cede. Por el contrario, las cifras son cada vez peores. Y, sin embargo, al gobierno de AMLO no le cuesta esta tragedia, producto de un mal manejo de las autoridades sanitarias. Al revés de lo esperado, la popularidad del presidente López Obrador va al alza.

Veamos los números. Los tomo de la serie de encuestas de Buendía&Laredo. En agosto de este año, el 59% de la población aprobaba el trabajo que estaba haciendo López Obrador como Presidente. En la más reciente encuesta publicada, la de noviembre, la aprobación subió al 64 por ciento. Quizá lo más importante es que se rompió la tendencia que traía la popularidad presidencial a la baja desde febrero de 2019.

Buendía&Laredo hizo una serie de preguntas en la encuesta de noviembre (en vivienda, con una muestra representativa de mil mexicanos) sobre el manejo del gobierno de la pandemia de covid-19. Cito los resultados:

“A pesar del alto número de muertes y contagios, los ciudadanos siguen respaldando el desempeño del Presidente en el tema de la pandemia: 59% lo califica favorablemente, aunque un número importante tiene la opinión contraria (37%). Son pocos, sin embargo, quienes opinan que se debe continuar con la misma estrategia (22%), mientras que la mayoría opina que se debe modificar (43%) o, por lo menos, hacerle ajustes (32%). De manera abrumadora los ciudadanos están a favor del uso del cubrebocas, incluso de manera obligatoria (87%). Cabe resaltar que el distanciamiento presidencial en este tema no parece afectar su popularidad”.

Vaya usted a entender la lógica de estas respuestas. Califican bien al Presidente, pero quieren que cambie la estrategia. Así es, a veces, la opinión pública: caprichosa y contradictoria. Lo cierto es que, mientras peor se pone el covid-19, más sube la popularidad presidencial.

¿A qué se debe esto?

Es muy claro en la encuesta: a los programas sociales del Presidente.

Cito, de nuevo, la encuesta de Buendía&Laredo: “Los apoyos a la población son la columna vertebral de la aprobación presidencial: 40% señala que es lo mejor que ha hecho el actual gobierno, en particular el apoyo a los adultos mayores. Estos programas, además, han adquirido, con el paso del tiempo, mayor relevancia como determinante de la evaluación al Presidente”.

Así que, mientras siga repartiendo dinero a los más pobres, AMLO mantiene y hasta incrementa su popularidad.

Esto, desde luego, es una buena noticia para Palacio Nacional, pero no necesariamente para el país.

Me preocupa que, mientras no le cueste a AMLO el mal manejo de su gobierno con respecto a la pandemia, no tenga incentivos para modificar la estrategia a fin de contenerla. Las consecuencias podrían ser catastróficas en los meses próximos: más contagios y más muertos.

 

           Twitter: @leozuckermann.